Errores frecuentes en la compraventa entre particulares en Rivas Vaciamadrid

Jun 1, 2023 | Vendedores Inmuebles | 0 Comentarios

Todavía existe un número importante de persona que, a la hora de vender su vivienda en Rivas Vaciamadrid, prefieren hacerlo por su cuenta y prescindir de la ayuda de un experto inmobiliario. El objetivo, probablemente, está en ahorrarse los gastos de gestión sin tener en cuenta los graves errores que pueden producirse en la compraventa entre particulares.

Los riesgos y errores de las operaciones de compraventa entre particulares

La compraventa entre particulares no está exenta de riesgos, al quitar de la ecuación a los profesionales del mercado inmobiliario que pueden ayudar a ambas partes.

Algunas de las consecuencias son: Pérdida de tiempo, dinero, una menor rentabilidad de operación, engaños respecto a la vivienda, errores en la tramitación y papeleo o incluso fraude.

Lejos de querer asustarte, lo que queremos es ayudarte a descubrir cuáles son los errores más habituales a la hora de cerrar la compraventa de una vivienda entre particulares, para tratar de evitarlos.

Conocer estos errores frecuentes te ayudará a no caer en ellos y a que el proceso de venta de tu vivienda en Rivas Vaciamadrid sea un éxito.

  • No calcular bien el precio de la vivienda:

Es el error más habitual. Fijar un precio de salida excesivamente alto pensando que no tenemos prisa en vender y que siempre se está a tiempo de bajarlo.

La experiencia de los profesionales inmobiliarios es un factor determinante para saber si una vivienda tiene el precio adecuado dependiendo de factores objetivos como la ubicación, el tamaño, la disposición, las características de la vivienda…

Un experto inmobiliario se encargará de valorar justamente la vivienda, evitando que el comprador pague más de lo que debería o que el vendedor reciba menos.

  • No saber negociar bien el precio de la vivienda:

La mayoría de los particulares, no saben cuánto puede negociarse el precio de una vivienda.

Las prisas en cerrar la operación o la negativa habitual a negociar, pueden provocar que se acepten condiciones injustas o, al menos, peores de las que se podrían conseguir.

Un profesional inmobiliario es también un experto negociador, que siempre va a tratar de conseguir que salgas lo mejor parado posible.

  • Invertir mucho tiempo en los trámites:

Realizar todas las gestiones y trámites de manera particular a la hora de vender o comprar un inmueble requiere una altísima dedicación de tiempo.

Si cuentas con un profesional inmobiliario, se encargará de la redacción de los contratos, trámites legales, contacto con la otra parte… No solo conseguirás ser más eficaz, sino también más rápido.

  • Firmar contratos con condiciones poco recomendables:

La habitual falta de conocimiento sobre legislación inmobiliaria entre los particulares o, simplemente, la mala voluntad de alguna de las partes, puede provocar que, en ocasiones, se firmen acuerdos sin tener muy claro qué se está firmando.

El profesional inmobiliario posee el conocimiento legal necesario sobre el sector inmobiliario para evitar cláusulas injustas o abusivas para el comprador. También, puede proporcionarte el asesoramiento jurídico y financiero que, en muchas ocasiones, pueden necesitar las dos partes de la transacción.

  • Errores en todo lo relacionado con el papeleo:

Los contratos de compraventa, la escritura de la vivienda o el cambio en el registro de la propiedad son algunos de los numerosos trámites de los que hay que encargarse a la hora de comprar o vender una vivienda.

Gestionar toda la documentación requiere de conocimientos legales. Los profesionales del sector inmobiliario son quienes están mejor capacitados para encargarse de ello.

Además, conseguirás ahorrar tiempo y reducirás considerablemente la posibilidad de cometer errores en alguno de los trámites y papeleo.

  • No comparar alternativas:

Quedarse con la primera opción que encontramos y no comparar entre alternativas es otro de los errores comunes.

El comprador suele tener la tentación de elegir cuanto antes y formalizar la compra rápidamente. El vendedor, por su parte, tiene el peligro de querer cerrar la venta al primer comprador que aparece.

Por ello, la ayuda de una agencia inmobiliaria puede ser muy útil para ambas partes a la hora de tomar la mejor decisión posible. Hay que evitar precipitarse y escoger la opción que más interese y no la más rápida.

  • No tener en cuenta todos los gastos que deben de asumirse por ser propietario de una vivienda:

Además del precio final de compra de la vivienda y todos los gastos e impuestos asociados a la operación de compraventa (hipoteca, notaría, registro, tasación…), existen otros gastos adicionales que hay que tener en cuenta: Suministros, gastos de comunidad, seguros, Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)…

Todos estos gastos, a largo plazo, suponen una cantidad notable de dinero.

  • Gastar más de lo que uno puede permitirse:

Si no cuentas con la ayuda de un profesional inmobiliario, es probable que la tentación de comprar una vivienda te empuje a gastarte más de lo que deberías. Esto puede suponer problemas económicos en el medio plazo.

Es importante que te hagas la siguiente pregunta: ¿Puedo permitirme comprar esta vivienda? ¿Tengo ahorros suficientes? ¿Ingresos y estabilidad laboral? ¿Tengo que hacer frente a otras deudas?

Como ves, hay una buena cantidad de errores que puedes cometer si vas a vender o comprar una vivienda de forma particular. Te recomendamos estar siempre bien asesorado y realizar las consultas necesarias a los profesionales adecuados siempre que tengas una duda. Es la única forma de garantizar que la operación se realizará correctamente y evitar errores habituales en la compraventa entre particulares.

Jose Ignacio de Diego
Últimas entradas de Jose Ignacio de Diego (ver todo)

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *